Hoy pensé que el tiempo no espera…

El problema esque creemos que tenemos tiempo…

Sabía que algo estaba haciendo mal. Sabía que había algo que no complementaba mi vida, que no ayudaba a que mi estado emocional estuviese bien del todo. Los días pasaban desapercidos, anclados en una monotonía extraña y continúa que no me dejaban ver la claridad de aquel túnel llamado vida. Era tan difícil ser mamá…. de dos preciosos seres tan pequeños…yo no podía permitir que el tiempo pasará y me pudiera perder ni un minuto de su infancia.. no podía permitir no aprovechar hasta el último instante de su compañía. El agotamiento es enorme, pero el día de mañana podré ser extremadamente feliz, porque no me habré perdido ese tiempo tan valioso que no nos damos cuenta y cuando lo hacemos, ya no nos a esperado. Vivid , aprovechar cada instante de sus vidas, de sus inquietudes, de sus abrazos y sus pensamientos … porque el arrepentimiento emocional a largo plazo no te compensa. Y es bueno pensarlo a tiempo, y es bueno que nos demos cuenta…. porque el tiempo no espera…ellos nos necesitan, todo lo demás puede esperar… seguro que puede esperar.

Anuncios

Volver a la infancia en vez de mirarte al espejo…

Vuelves a la infancia cuando das el último parpadeo antes de levantarte, vuelves a la infancia cuando corres tan rápido que el reloj te envuelve en sus lentas agujas y su tic tac chispeante. Vuelves a la infancia cuando habías perdido la ilusión en los colores, en las alegrías puntuales , en las sonrisas perfectas, en las bolas de nieve, en las canciones con muchísimas lágrimas. Vuelves a la infancia cuando los miras a los ojos y te reflejan aquel momento cuando tu abuela te miraba y lloraba de amor. Gracias, porque vosotros hacéis que pueda volver a levantarme y quiera volver a mirarme al espejo, a ese espejo que te hace pensar que te haces viejo…  Vuelves a la infancia cuando saboreas pequeños instantes como si fueran eternos. Vuelves a la infancia cuando no hay alegría más grande que pensar en dibujar miles de estrellas en un papel…. y has vuelto a la infancia.. y no te has dado cuenta y has retrocedido en el tiempo. Y es ai, justo ahora, cuando pararias el tren de la vida y bajarias para quedarte para siempre.  Vivir entre magia , fantasía, y emociones, es quitar el espejo, y no mirarte nunca más,  porque se ha parado el tiempo.

Os dejo el enlace de un libro super bonito para saber más sobre las emociones de nuestros pequeños:

Educar las emociones

Y si me vengo a bajo…

Sus párpados se abrían y cerraban tan lentamente, que podía distinguir entre el sueño más profundo y la más perfecta realidad. Era tan hermosa la suavidad de su piel…que se podría haber confundido con algodón. Sus mejillas tan blancas te obligaban a querer acariciarla cada vez que la mirabas. Su pelo era negro como el azabache y despendria un cálido olor a jazmín. Era fuerte, fuerte de carácter, de temperamento y de pensamiento. Y si pensaba que no lo era, aún lo podía ser más. Ellos eran el desaliento de su lucha constante, eran sus piernas, sus brazos, sus pulmones, su luz. Hoy era un día de esos, el la miraba a los ojos y ella abría sus pequeños párpados y sabía que podia más esa realidad mágica, que caer en el más hermoso de los sueños.

Y pensó…Y si me vengo a bajo? Y respondió: Pues le vuelvo a mirar a los ojos…

Os dejo un libro que trata sobre la cama emocional , para que a través de nuestra fuerza interior podamos seguir adelante.

Calma emocional

Yo era una mala madre…

Podía plantearme alguna vez si era mala madre… pero tenía la cierta exactitud que eran las madres perfectas las que más lo eran. El amor que se le puede ofrecer a un un hijo, cubrir todas las necesidades emocionales que puedan experimentar, es mejor que estrenar un sueter nuevo o que vaya a clases de inglés o que coma una super dieta todos los días, porque un niño es más feliz descubriendo la vida y descubriendose a uno mismo, a ese pequeño ser tan inocente y tan perfecto. Porque los niños tienen que crecer teniendo el alma llena, dejando fluir sus emociones y enseñándole la creatividad de la vida, lo demás es secundario. El materialismo hace niños distintos, niños que no valoran ese amor incondicional, o que prefieren un juguete que estar abrazados a su madre, a su padre, a sus hermanos….

Ayer me dijo, mamá no quiero ir al cole…Y volví a aprender la lección, me dijo que no quería ir porque se aburría en clase. No quiero decir que no sea una buena educación ni muchísimo menos, sólo creo que cuando partimos de una educación desde las emociones basandonos en la creatividad, hacemos niños mucho mas preparados. Cada niño es un mundo, tiene unas necesidades distintas. Vamos a centrarnos en esas necesidades y vamos a incentivar en cada niño lo que necesita, lo que es capaz de hacer o lo que mejor se le da.

Y para ello, necesitamos mucha observación, mucho trabajo en casa y comunicación con la escuela.

Me gusta que esto este cambiando, me gusta que le pueda afectar a mis hijos, que puedan ser lo que quieran ser, lo que más les guste o lo que les haga feliz. Y si como madre, puedo aportar mi granito de arena, me siento enormemente feliz.

Lo siento…soy una mala madre.

Os dejo un libro que está muy bien y es bastante económico.

Educar desde la ciencia

Eran tan distintos…

Torbellinos de colores….

La dulzura de aquella niña sobrepasaba el más cálido paraíso. Ella hablaba y todo lo demás se paralizaba para poder escucharla, era musica, poesía. Podía quedarme embobada mirándole y observado sus grandes ojos como luceros negros en una noche estrellada, y morirme en la eternidad…. No había en el mundo sabiduría escrita para entender aquel pequeño ser tan frágil y a la vez tan hermoso…. se miraban uno al otro, penetraban tanto amor en sus miradas… El era valiente, no era cauto ni precavido… No tenía miedo, no le asustaba la oscuridad. Era un gran torbellino de colores. Eran locuras tan distintas y tan preciosas a la vez. Su mirada brillaba y te penetraba el alma y podía enseñarte que todo va bien siempre, porque podía alegrarte el más amargo de los días con sólo una sonrisa. Y achinaba sus pequeños ojos, formando pequeños arcos, como cuando acaba de llover un gran día de verano y miramos embobados a que salga aquel hermoso arcoiris, así perpleja me quedaba cuando me miraba. Eran piezas de un mismo puzzle. Eran hermanos…Tenían la gran suerte de serlo.

Hoy hemos acabado el día con letras y fonética, siempre desde el enfoque divertido y motivador.

Os dejo el enlace del libro del otro día, para que aprendan de forma divertida, les encanta!https://amzn.to/2SpjdiT


Ella solo quería estar sola…

Hacía un sol increíble para ser un sábado cualquiera de febrero , las pequeñas sombras de los árboles hacían poder evitar esos rayos de sol penetrantes en la piel. Ella jugaba con su cubo y su pala en aquel pequeño arenero, su perfecto pelo castaño tapaba parte de su cara, y al mirarla, no podía observar sus pequeños rasgos perfectamente perfectos. La veía sola, no hablaba con nadie , necesitaba estar sola , necesitaba su soledad. Y esque la soledad no era mala, ¿porque si sólo tenía 4 añitos no podía querer estar sola ? No tenía derecho? No tiene un niño de 4 años derecho a querer estar sólo? Y volví a entender la lección. Y entristeci con felicidad, y yo también quería estar sola en ese momento, quería sólo observarla a lo lejos y enmarcar ese momento en mis recuerdos y poder llevarlo hasta el final de mi días….

Había crecido un poco más… Y son en esos momentos mágicos en los que puedo verlo y me encanta. La entiendo, entiendo como puede sentirse en cada momento. Y lo bonito de poder hacer esto, es ponerme a un lado y aconsejarla y guiarla, pero siempre sin modificar lo que sienta , sin entorpecer sus emociones, dejándola ir , dejandola ser ella , forjando su pequeña personalidad, y que el día de mañana tenga tanta capacidad de elegir, elegir con fortaleza y amor.

Y cuando estábamos las dos bañandonos al atardecer, me ha dicho: Mamá, ponme musica que me relaje, y sólo e pensado…….Mi niña sólo quería estar sola….

El tiempo que les damos a nuestros pequeños torbellinos

Hoy estaba tan cansada que llegó la noche y os observe, observe que a veces pasamos demasiado tiempo centrados en cosas de adultos, centrados en tener la casa perfecta, en correr porque es tarde , en el móvil…

Os tenía a los dos dormidos a mi lado en el sofá, cada uno en un regazo, y os mire y os abrace muy fuerte contra mi, entonces recordé cuando os tenía entre mis brazos y erais unas pequeñas bolitas… Y me di cuenta de que me estabais transmitiendo una paz y un bienestar …y lloré, lloré como una niña pequeña, lloré con ese llorar dulce y amargo a la vez, por veros en mis brazos y ver que estabais enormemente grandes y aprendí la lección y decidí abrazaros todas las noches y deciros que os amo con toda mi alma porque ya no era importante la prisa , ni la casa, sólo paso a ser importante el tiempo que pase abrazada a vosotros.

El problema esque creemos que tenemos tiempo…..

Crea momentos mágicos con tus hijos y entonces, estarás cuidando sus corazones.

Dile un millón de veces que les amas al día, llenalos de amor y de besos y dales regalos emocionales, eso es lo que ellos guardarán en su alma.

Os dejo un enlace de un libro muy bonito:

El arte de enseñar a amar